5 de noviembre, 2015

Cartas masivas, errores individuales

Tras años de denunciar individualmente la posición en que las grandes operadoras fijan los precios a su red de estaciones, han sido los tribunales ordinarios y las autoridades de defensa de la competencia las que han ido poco a poco dándonos la razón.  Los pioneros que allá por los primeros años noventa clamábamos contra el trato contractual injusto e ilegal que se aplicaba a los empresarios de las estaciones en España fuimos consiguiendo, no sin esfuerzo, que poco a poco la contratación se fuera adaptando a la legalidad.

Los alargamientos de plazo mediante el uso ilegal de los derechos de superficie, usufructos …Han sido años de conflictos, las claúsulas de fijación indirecta de precios, los sistemas de fijación de precios llamados MODA, etc.

Las Compañías han tenido la tentación de querer normalizar legalmente las situaciones mediante unas simples cartas masivas en las que, mediante unas declaraciones unilaterales,  dan la vuelta a la ilegalidad.

Siempre hemos entendido que sólo desde un análisis individual de cada acuerdo se puede normalizar la situación, cada estación de servicio tiene unas circunstancias concretas,  por inversión, asunción de riesgos empresariales, sistema de facturación etc… No creemos en las cartas milagro sanadoras de la legalidad. Hay que analizar punto por punto.

De los contratos por 25 y hasta por 40 años que se hicieron cuando la extinción del monopolio, a los que año a año se negocian ahora, ha llovido mucho y se ha trabajado duro.

No queramos con atajos resolver la situación, analicemos una a una cada relación, de manera responsable y con la Ley en la mano. Querer meter en el mismo saco a toda la red sería tanto como burlar indirectamente el Derecho.